Saltar al contenido

¿Cuánto cuesta homologar en ITV las modificaciones que he hecho al coche? ¿Cómo se hace?

El Real Decreto 866/2010 establece algunas restricciones legales al momento de realizar modificaciones a los coches. Sin embargo, esto no significa que muchas personas quieran modificar el aspecto o la potencia de su coche, para adecuarlo a sus gustos o necesidades.

No obstante, las mencionadas restricciones tienen como objetivo no disminuir la seguridad del coche y evitar que contamine mucho más.

No todas las modificaciones necesitan homologación ante ITV. De hecho, la mayoría de cambios interiores (habitáculo) pueden prescindir de homologación.

Por ejemplo, cambiar el radio de serie por uno nuevo, instalar un manos libres Bluetooth en el coche o el pomo de la palanca. Sin embargo, todo lo que afecte a la seguridad y comodidad (asientos, volantes, cinturones de seguridad), a la potencia (motor, caja de cambios) o a las dimensiones del coche (neumáticos diferentes a los de serie o a los sugeridos por la marca, modificaciones de carrocería) sí necesitan homologarse.

¿Cómo se hace y cuánto cuesta?

Primero, hablemos del procedimiento.

  • En primer lugar, necesitas adquirir una pieza que esté homologada por la marca y por la legislación europea. Algunas marcas pueden ofrecer asesoría de calidad a través de sus concesionarios oficiales.
  • Debes solicitar un informe impreso de que la pieza es legal y homologada. Lo puedes solicitar a la marca, a un concesionario oficial o a un laboratorio de reformas.
  • Si no se trata de un cambio menor (por ejemplo, cambiarás el motor para hacerlo más potente), necesitarás también el informe de un ingeniero.
  • Necesitarás un Certificado de Obra Final. Te lo dará el taller donde realices la modificación, de forma gratuita.

En este punto es indispensable que encuentres, antes, un taller con todas las garantías.

  • Debes ir a pasar la prueba de ITV antes de que venzan los 15 días posteriores de culminada la modificación.

¿Cuánto cuesta el trámite?

Aunque no lo creas, existen muchos coches en España que han sido modificados (hasta tuneados en el extremo más alto), pero que no han sido homologados ante ITV.

¿Cuáles son los riesgos de ello? Pues, se trata de un coche que no tiene las garantías de seguridad de fábrica, que en caso de averías o accidentes no se cubrirá por el seguro (la aseguradora utilizará la no homologación como un recurso válido para no pagar), y se enfrenta a una multa de 500 euros.

Por eso, toda modificación que requiera ser homologada ante ITV, lo mejor es homologarla sin más.

El coste de una homologación, más allá del coste de la pieza, ronda los 300 euros y puede llegar hasta 500 euros, si se trata de cambios mayores. En todo caso, si se realizan varias modificaciones a través de talleres de garantías y con piezas legales, se puede abaratar el coste de pasar por ITV (45€) o de certificar las piezas individualmente (aprox 100-150€).

Últimas Noticias de Actualidad de Nuestro Sector