Saltar al contenido

Permisos y normativas para viajar con remolques

Un remolque es uno de los auxiliares de mayor utilidad cuando tienes un coche pero necesitas, por cualquier razón, transportar mayor volumen o peso que el que tu propio coche permite. Un remolque, claro está, es la mejor y más barata alternativa.

Sin embargo, para circular con un remolque por cualquier vía, necesitarás cumplir una serie de normativas, obtener algunos permisos y cuidarte de riesgos y multas. Acá tienes toda la información.

Tipo de remolque

Legalmente, existen dos tipos de remolques, de acuerdo a la Masa Máxima Autorizada (MMA).

  • Ligeros: igual o menos de 750 kg de MMA.
  • No Ligeros: más de 750 kg de MMA, destinados a un uso profesional, ya que pueden transportar lanchas, caravanas, e incluso otro coche.

Permisos

  • ITV: para acoplar el remolque a tu coche, necesitarás adaptar el mismo mediante un sistema de acoplamiento. Eso implica una modificación en tu coche (vehículo tractor), por lo que tendrás que notificarlo ante la ITV, homologar, pasar la prueba, todo en 15 días máximo tras la realización de dichos trabajos de modificación.

Si es un remolque No Ligero, será considerado un coche aparte, y deberá pasar también las pruebas de ITV por su cuenta.

Asegúrate, además, de que al comprar un remolque este esté homologado y tenga su tarjeta de inspección de ITV. De no tenerla, busca otra opción, ya que podrías tener problemas.

  • Permisos de circulación: los remolques ligeros pueden ser trasladados con un permiso de clase B, mínimo, sin ningún tipo de documentación adicional.

Los remolques No Ligeros necesitan, aparte de lo anterior, una autorización B-96.

Si, en cambio, se trata de un remolque No Ligero para un coche No Ligero (de carga o similar), necesitarás de un permiso de conducir propio para el remolque.

  • Matrícula: los remolques ligeros utilizan la misma matrícula del coche principal, mientras que los remolques No Ligeros requieren de una matrícula propia.
  • Seguro: igualmente, los remolques ligeros no requieren de seguro, mientras que los No Ligeros sí lo requieren, de forma obligatoria, incluso antes de superar la ITV por primera vez.

Normativas y sanciones

Utilizar un remolque implica llevar más peso bajo tu conducción, por lo que algunos riesgos se incrementan y algunas precauciones deben ser, igual, incrementadas.

  • Velocidad: todos los coches con remolque deben adaptarse a los límites de velocidad urbanos de 50 km/h, 70 km/h en vías alejadas de poblados, 80 km/h en carreteras, 90 km/h en autovías.

Las sanciones por exceder límites de velocidad variarán desde los 150 hasta los 600 euros, dependiendo de la estimación de gravedad que dictaminen las fuerzas de seguridad.

  • No superar la ITV: circular sin pasar la ITV, sin homologar o sin notificar las modificaciones necesarias, implica pagar entre 200 y 400 euros.

Últimas Noticias de Actualidad de Nuestro Sector