Saltar al contenido

Todo lo que debes saber sobre la Reserva de Dominio de un Coche

La Reserva de Dominio de un coche es una de las cláusulas más comunes, y más desconocidas también, por los propietarios e interesados en la compraventa de un vehículo.

Esta cláusula suele aparecer en cualquier contrato de compraventa, renting o leasing, y es un mecanismo totalmente legal que utilizan las empresas prestatarias (entidades financieras, agencias de renting, vendedores particulares) para protegerse ante cualquier posibilidad de impago por parte del comprador.

¿Qué es una Reserva de Dominio?

En el mundo de la compraventa de bienes muebles (donde los coches claramente están incluidos) existen algunos términos que pueden generar confusión: dominio, posesión y propiedad.

Cuando quieres tener un coche en propiedad, la mayor parte de las veces optarás por financiar esa compra, total o parcialmente, ya que así asumes una deuda mucho menor al inicio o gozas de algunas ventajas técnicas o de garantías propias de la entidad financiera que te ha prestado el dinero para dicha adquisición.

Sin embargo, aunque la idea es tener un coche en propiedad, casi todas las veces el contrato de financiación para la compra del coche incluirá una cláusula de reserva de dominio. O lo que es lo mismo, la entidad se reserva el dominio del coche hasta que tú no pagues completamente la deuda.

Por eso:

  • Tendrás posesión del coche.
  • La entidad prestataria tendrá reserva de dominio del coche.
  • Por lo tanto, la propiedad real del coche es de la empresa o banco que te ha prestado el dinero, más no tuya (hasta que pagues completamente tu deuda).

Este mecanismo, parecido a una cláusula de contrato hipotecario convencional, tiene como argumento generar confianza y respaldo en caso de impago o morosidad, lo cual es totalmente válido.

¿Qué implica que mi coche tenga una Reserva de Dominio?

Los problemas surgen cuando tienes un coche en propiedad (porque legalmente has terminado de pagarlo), pero sigue teniendo una reserva de dominio, bien porque desconocías de su existencia o porque creías que al pagarla, automáticamente se borraría de los registros.

Un coche con reserva de dominio no puede ser vendido, regalado, donado, transferido, ser dado de baja y algunas veces puede que se deniegue su circulación. Sin embargo, el problema real es que el coche no es tuyo en propiedad, legalmente, porque así hayas pagado totalmente la deuda, cualquier entidad estará en la potestad de hacer valer esa cláusula de reserva de dominio, causando malestares innecesarios.

¿Cómo saber si mi coche tiene reserva de dominio y qué hacer?

Cualquier interesado (tú, el banco, la entidad titular de la reserva e incluso un tercero interesado en la transferencia de la titularidad de ese coche) puede cancelar la reserva de dominio.

Averiguar si tiene una reserva es muy fácil, y podrás encontrar detalles en:

  • Un Informe de Tráfico.
  • Una nota simple del coche, solicitada en el Registro de Bienes Muebles, en la misma provincia donde se ha matriculado originalmente.
  • Una copia del contrato de financiación, si lo tuvieres.

Allí encontrarás detalles para saber si, efectivamente, todavía tu coche pueda tener una reserva de dominio.

¿Cancelarla? Puedes hacerlo por cuenta propia, aunque se desaconseja por la cantidad de pasos y trámites necesarios, además de muchas visitas a oficinas. Sin embargo, gracias a que cualquier persona puede realizar dicho trámite, la mejor manera de cancelar la reserva de dominio de un coche es a través de una gestoría, como la nuestra.

Al cancelar esta cláusula, el coche podrá ser vendido, donado, regalado, dado de baja, llevado a otro país, y todos los trámites que involucren una transferencia de titularidad.

NOS ENCARGAMOS POR TI? Ponte en contacto con nosotros aquí

Últimas Noticias de Actualidad de Nuestro Sector

Ponte en Contacto con Nosotros AQUÍ