Saltar al contenido

Todo lo que necesitas saber sobre la ITV

Anualmente, todos los coches, camiones y motos en España deben pasar la prueba de la ITV. Mejor dicho: la temida prueba de la ITV. Hacerlo es un deber y obligación, ya que ningún vehículo puede circular por vías españolas sin haber pasado esta prueba, ni tampoco con la prueba caducada.

Aquí sabrás todo lo que necesitas conocer sobre la Inspección Técnica de Vehículos.

Documentos obligatorios

Obligatoriamente, para pasar la prueba técnica de la ITV primero pasarás la comprobación de los documentos del coche.

Estos son:

Sin embargo, nunca está de más añadir dos documentos que, si bien pueden pedirlos (o no), lo mejor es curarse en salud:

  • DNI del conductor.
  • Recibo del seguro de coches, vigente.

Una vez se compruebe que todos los documentos están “en regla”, se pasará a la prueba técnica.

¿Qué se evalúa en la prueba técnica de ITV?

Podría decirse que todo, aunque con matices. La razón de ser de la Inspección Técnica de Vehículos (de la expedición de su tarjeta y su pegatina) es garantizar la legalidad, seguridad, comodidad y correcta emisión de los coches que transitan por las carreteras nacionales. En ese orden.

Por eso, la prueba técnica tendrá en cuenta:

  • Datos de identificación del vehículo: número de bastidor, matrículas, seriales, que estén claros, sin desgaste, y que coincidan con la documentación legal del mismo. De la misma manera, se revisa que las matrículas estén bien sujetas y en el lugar correcto.
  • Seguridad del coche: muchos son los elementos de seguridad que se revisan, desde la carrocería (que no exista corrosión, oxidación, abolladuras), los parachoques (que estén bien sujetos, sin aristas, abolladuras, golpes), el anclaje de los asientos, las puertas y ventanillas (que cierran y abren correctamente), el anclaje de los asientos de niños, el funcionamiento de los cinturones de seguridad y las lunas. También se tienen en cuenta el funcionamiento correcto del airbag, limpiaparabrisas, velocímetro, bocina y el bloqueo antirrobo.
  • Luces: sencillamente, todas las luces deben estar en buen estado, correctamente pulidas, y funcionar debidamente. Esto incluye las luces de la matrícula trasera y las lámparas en el interior del coche.
  • Neumáticos: no deben mostrar signos evidentes de desgaste o posibles abolladuras. Se revisará la profundidad del dibujo, las medidas, los códigos de velocidad máxima, de carga y el balanceo.
  • Frenos y suspensión.
  • Prueba técnica en el foso: esta parte de la prueba tiene como finalidad asegurarse de que no existen fugas o piezas defectuosas. Así, se revisará todo lo relacionado con el combustible, el catalizador, escapes, rótulas, los muelles o el guardapolvos.

En el caso de que la prueba de ITV se realice en camiones, se revisará el tacógrafo.

Precio de la ITV

La prueba de la ITV variará en coste dependiendo del lugar donde la realices. Sin embargo, para fines de estimación, suele estar entre 37,5€ y 40€.

Finalmente, debes saber que cualquier modificación realizada en el coche, que afecte a la estética y a la seguridad (tanto interior como exterior) deberá ser notificada a la ITV, y tendrás 15 días para presentar nuevamente la prueba técnica, con los documentos que acrediten la homologación y el cambio que has realizado.

Últimas Noticias de Actualidad de Nuestro Sector