Saltar al contenido

Ventajas y riesgos de comprar un coche de segunda mano

Comprar un coche. Una de las grandes decisiones que puedes tomar y que puede marcar un antes y un después en tu calidad de vida y en las posibilidades diarias. Es una decisión que, como toda gran decisión, necesita análisis, meditar, comparar y elegir convenientemente, de acuerdo a tus intereses y necesidades.

Sobre este particular, muchas personas se decantan por la adquisición de un coche usado o de segunda mano. Acá analizamos cuáles son las ventajas de elegir un coche de segunda mano (por encima de uno nuevo) y cuáles son los riesgos.

Ventajas

Precio. La primera gran ventaja de comprar un coche de segunda mano es que el potencial de ahorro es bastante importante. Si atiendes a los cálculos de devaluación de un coche, sabrás que comprar un coche 1 minuto después de salir del concesionario es mucho más barato que comprarlo directamente nuevo, 1 minuto antes.

Aunque el ejemplo es drástico, ejemplifica el ahorro que puede suponer elegir correctamente un coche de segunda mano.

Variedad. La segunda gran ventaja, ya que en el mercado de segunda mano encontrarás mucha más cantidad de marcas y modelos que los que encontrarás buscando coches nuevos.

De tal manera que tendrás la posibilidad de comparar, de tomar decisiones más acertadas y elegir el coche que realmente estabas buscando, por características o capacidades.

Riesgos de comprar un coche de segunda mano

Información. Salvo que utilices canales de compra bastante seguros, como concesionarios especializados y con gran trayectoria, la información que tienes del coche es la que te proporcionará el vendedor (alguien, claro está, interesado en vender el coche cuanto antes y al mejor precio posible).

Por eso, desconoces el estado real del coche, y sólo podrás ir conociendo algunos de sus aspectos una vez lo tengas en propiedad y puedas ir probándolo o circulando con él.

Mejoras. La aparición de averías en un coche de segunda mano es uno de los problemas principales, y que debes tener en cuenta. Muchos propietarios tienen sus coches en óptimo estado y con un funcionamiento envidiable, pero no siempre será así.

De tal manera que el margen de ahorro entre comprar un coche de segunda mano y uno nuevo puede verse ensombrecido por el gasto realizado en las averías que pudieran aparecer en el corto plazo, situación que dejaría de compensar la decisión por encima de la adquisición de un coche 0 km.

Últimas Noticias de Actualidad de Nuestro Sector